sábado, 17 de septiembre de 2016

Monjita Blanca, cuentan que espera un imposible regreso

Su coloración es tan modesta como llamativa. La Monjita Blanca (Xolmis irupero) o Viudita Blanca usualmente percha en alambrados y ramas bajas frente a espacios abiertos. Es tan fácil la observación de esta ave como difícil resulta acercarse, pues se aleja cuando el observador se aproxima a menos de seis o siete metros. Vuela sólo unos metros más allá, como invitándonos a un nuevo acercamiento, y el "juego" se repite tantas veces como este pájaro desee y nuestra paciencia aguante.También es conocida como Viuda Blanca común, Viudita blanca común, Animita blanca, Almita blanca, Boyerito blanco y Nievecita de los Andes.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Monjita Blanca perchando entre sus cortos vuelos a la caza de insectos

Monjita Blanca y cultura

Leyenda de la Viudita blanca: dice Joaquín V. González en Mis Montañas que la gente de los cerros es poética y sensible, por eso ha indagado en la historia de este pajarillo melancólico.

Ella fue una joven enamorada de un imposible, de un hombre celestial.
Mucho tiempo vivieron juntos, con un amor puro y místico, entre canciones apasionadas y paseos junto a los arroyos, bajo la protectora sombrea de los aromos.
Una tarde de primavera él comenzó a ponerse triste y pensativo, abandonando los momentos de sublime amor con la joven. Mientras contemplaban desde un cerro el sol que se escondía entre las nubes, oyó el joven una extraña música penetrante que parecía provenir de un templo aéreo; sintió un fluido mágico corriendo por su sangre, se vistió de plumas y fue pájaro ... Emprendió vuelo, guiado por la música.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Monjita Blanca en acrobático vuelo a la caza de insectos. La foto no está
girada: es notable la cabeza horizontal del pájaro, mientras el resto del
cuerpo está ladeado 45 grados para un brusco cambio de dirección.

Cuando la mujer despertó del sueño que le había impedido ver la transformación de su amado, y finalmente se encontró sola, rompió en un llanto desesperado. Corrió a buscarlo en el fondo de los precipicios y dentro de los arroyuelos; trepo hasta el monte más alto para descubrirlo en los horizontes más remotos, pero no lo hallaba. Sus gritos desesperados y sus llantos rompían el silencio del paisaje, no cesaba en el intento y seguía invocando al amor perdido.
Paso la noche recorriendo las cumbres e implorando a los dioses por la aparición del joven. Extenuada, cayó bajo la protección de un lapacho, que le había ofrecido un manto natural de flores rosadas. De allí, al día siguiente se levanto una avecilla blanca que en sus alas llevaba una cinta negra, como símbolo de su eterna despedida. Era la Monjita Blanca. Desde entonces vaga por los pueblos, asentándose sobre los imponentes cardones para escudriñar el fondo de los valles y quebradas, esperando descubrir todavía, en algún cerro, a su amado fugitivo.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Hermosa foto lograda por Nacho Izarbe en su primer salida de avistaje en Salta, guiado por Gabriel Núñez. Según Nacho se trató de "suerte de principiante".

Otra leyenda de este hermoso pájaro:
Fue hace muchos años, cuando existía el país de los cuentos.
Vivía un matrimonio a la orilla de un bosque. Y vivía muy feliz, porque lo tenía todo: el trino de los pájaros, el silencio, la soledad, la majadita de cabras, y cerca un arroyo manso; un arroyo de aguas claras nacidas en las cumbres, donde venía a beber la majada.
Agua estrellada con olor a noche y a cielos azules, que bajaba saltarina por entre los pedrones y luego corría mansa en canción de arrullo, donde se bañaba la mujer.
Apenas los pájaros la despertaban, y cuando el hombre se iba detrás de la majada, sumía los pies en la arena blanda y dejaba que el agua le acariciara la piel.
Y cuando el sol entibiaba el día, hundía su cuerpo en el agua estrellada.
Pero un día despertó con el canto de las aves y no vio a su lado al compañero, y la majada balaba en el corralito, ansiosa de libertad.
Lo buscó en el día y esperó el regreso a la tarde.
Y la noche llegó terriblemente sola, con el profundo silencio de la soledad.
Cansada cayó entre las flores. Y la luna que presenciaba la escena vio la transformación de la mujer en ave.
De entre las flores se levantó la almita, empapada de luz de luna, como jazmín mojado, y se asentó en la rama del corral.
Y allí se quedó mirando a uno y otro lado.
Dicen que es por eso que anda siempre sola y cerca de las majadas, buscando al pastor de cabras.
Y en señal de duelo, usa su traje blanco con una banda negra en el borde de las alas...

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Monjita Blanca preparada para una nueva acrobacia cazando insectos al vuelo.

Los campesinos creen que es el alma de Dios.
Por eso respetan su vida y su libertad. Nunca se la ve encerrada en jaula. Y si alguien la aprisiona, ella deja de cantar y al poco tiempo muere.
También creen que representa el alma de un antepasado; y cuando de noche la oyen silbar, rezan para el alivio de aquélla alma.
Es creencia que comienza a cantar la noche antes del día de los difuntos y es cuando los campesinos se sienten contritos y se recogen a recordar a sus seres queridos fallecidos.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Otra lograda foto de Nacho Izarbe en Salta, con la guía de Gabriel Núñez.

Canción "La Viuda Blanca":
No conseguía un tema con este pájaro como protagonista, hasta que el amigo del Face Aves del Uruguay, Martín Da Silva Quevedo, me pasó el dato.
El tema pertenece a Washington BenavídezHéctor Numa Moraes (cantautor y guitarrista uruguayo).
Recordemos que Viuda Blanca es otro de los nombres con que se conoce a nuestra Monjita Blanca, existiendo otra especie con aquél nombre común. Pero la descripción del plumaje en la canción no deja dudas: se trata de Xolmis irupero.

Pájaro que me gusta,
la Viuda Blanca,
leche de ordeñe el plumaje
y negro el borde del ala
como una nota del cielo
en el alambre posada
cerca de las tijeretas
y las golondrinas raudas

Tan recatadita y limpia
tan callada
tal vez esconde una pena
y es por eso que no canta

Algodón que se hizo vuelo
alma de pluma de lana
su vuelo es una pirueta
cuando la lluvia amenaza
pájaro que me gusta
la Viuda Blanca
silencioso pajarito
de mi patria

Vos sabés que van conmigo
un zorzal y una calandria
que cantan en mi silencio
y a mi sombra ponen alas
En la cuchilla de Haedo
un solo mirlo me para
y encuentro en su canto tema
para una larga jornada

El guayabo ...
un jilguero una esperanza
y allá por los once cerros
un doradito me llama
pero te soy sincera
tengo en el alma
una pajarita triste
la Viuda Blanca

Interpretada por su autor, Numa Moraes:



Sonograma de la Monjita Blanca, Xolmis irupero

Ornitología (fuentes Wikipedia y aves-argentina.blogspot.com.ar):

Nombre común: Monjita Blanca
Orden: Passeriformes
Familia: Tyrannidae
Especie: Xolmis irupero

Características físicas y de conducta
Es un ave pequeñ (nide 17 cm), blanco brillante, con ojos negros, patas negras y un pico puntiagudo corto a mediano. Tiene bordes muy negros en la parte exterior de las alas y una cola corta.
Es un ave territorial, recelosa de otras aves. Emite un silbido suave parecido a uno humano. Se posa en ramas, alambrados y postes, siendo bien visible. 

Alimentación
Insectos voladores.

Reproducción
Anida en huecos de árboles y en ocasiones en nidos abandonados de otras especies, donde forma una semiesfera con pastos o ramitas. Pone 3 a 4 huevos, a los que incuba durante 14 días.

Hábitat y distribución
Su hábitat natural son los pastizales subtropicales o tropicales secos, y las antiguas selvas altamente degradadas. Habita zonas rurales, con montes naturales e implantados. Se la encuentra en el norte y centro de Argentina; también en la caatinga y el pantanal de Brasil, en ParaguayBolivia y Uruguay.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Mapa de distribución ave Monjita Blanca - Xolmis irupero

8 comentarios:

  1. Buenisomo. Que linda ave he visto tres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el artículo. Hay otros que pueden interesarte también sobre aves de nuestra región y la cultura a ellas relacionada mediante leyendas, mitos, canciones, etc.
      Te invito a recorrerlos.
      Mi cordial saludo.

      Eliminar
  2. Gracias por este maravilloso artículo. Aquí en la provincia de Córdoba, hace unos días que la vemos, y no sabía que especie era. Nos llama la atención que siempre está sola y no canta. Gracias de nuevo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas disfrutado el artículo. Hay muchas otras especies en el blog, siempre incluyendo información cultural para cada ave.
      La Viudita blanca a veces se puede ver en pareja. Su canto es muy débil y raramente lo emite.
      Te envío mi cordial saludo.

      Eliminar
  3. Muy bellos relatos, lo he disfrutado. He visto varias en las Sierras de Córdoba. Te pido autorizacion para compartir este artículo y su canto en mi página. Gracias desde ya. Saludos con afecto. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos, buen día.
    Gracias por tu comentario.
    Puedes compartir cualquiera de los artículos en tu Face o del modo que prefieras.
    Hay muchas otras especies de aves en mi blog, siempre vinculando el aspecto cultural: leyendas, mitos, canciones, etc.
    Te envío un cordial abrazo.
    Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  5. Hola..
    Hay alguna creencia de porque puede visitar un hogar..?
    Gracias... igu al me encantó la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches. Gracias por contactarme. No he conseguido otras leyendas sobre la Monjita Blanca. Me alegra que te haya gustado el artículo. Hay muchos más en el blog, siempre relacionando aves y cultura.

      Eliminar