martes, 12 de enero de 2016

Benteveo común, alias "bicho feo ... bicho feo".

Seguramente encontraremos al Benteveo (Pitangus sulphuratus) en casi todas las salidas de observación de aves. Su canto inconfundible ha dado lugar a muchísimos nombres en toda América como reflejo onomatopéyico: Bienteveo, o Benteveo común (Argentina, Bolivia, Chile y Uruguay), Bichofué, Bichajué o Bichofué gritón (en Colombia), Cristofué (Venezuela, Honduras y Costa Rica), Güis común (Nicaragua), Luis bienteveo o Luis grande (México), Pitogüé o Pitangua (del guaraní, en Paraguay), Bem-te-vi (Brasil), Pecho amarillo (Costa Rica), Chío (El Salvador), Cierto güis, Quitupí, Bichofeo, Comechile o Chicha fría.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Benteveo sobre roca desnuda, descansando de su cacería de insectos al vuelo.




























Benteveo y Cultura

Mitología
En algunos lugares se tiene la creencia de que cuando el Benteveo grita al mediodía, junto a una casa, avisa la llegada de gente inesperada: parientes, amigos o personas extrañas. En otros lugares atribuyen su grito cerca de una casa a un anuncio de nacimiento. En áreas rurales del litoral argentino se suele considerar su grito sobre una vivienda como presagio funesto por lo que se lo ahuyenta inmediatamente. Si canta contento cerca de una casa, se lo considera como presagio de embarazo.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Benteveo al acecho de una presa.

Leyenda del "Pito güé": (Fuente www.visitemosmisiones.com)
En estas tierras coloradas abundan mitos y leyendas, entre los cuales se encuentra la del pito güé o también llamado benteveo o bichofeo. Su grito agudo y prolongado es el que da origen a su nombre, ya que las personas que habitan en estas regiones creen oír esas palabras.
Siempre se escucha alguna señora muy supersticiosa cuando los ve: “¡Fuera pito güé! ¡Fuera!”, con miedo de que anuncie algún mal augurio o muchas veces embarazos en la familia.
Según cuenta  la leyenda …  una anciana, casi centenaria, vivía a la orilla de un espeso monte con la única compañía de dos muchachos huérfanos que ella había recogido y alimentado desde muy pequeños.
La anciana apenas podía comer dada su avanzada edad y la subsistencia del grupo se basaba en el consumo de los productos naturales que ofrecía la zona, como perdices, peces, tatúes, y frutas que los muchachos se encargaban de recolectar.
El vicio del tabaco era lo único que rompía la monótona existencia de aquella mujer, a quien le agradaba sobremanera fumar el rústico pito de palo, que continuamente acariciaba con sus dedos encorvados y rugosos.
Los muchachos se lo armaban y encendían y así pasaba la mayor parte de sus horas, sentada en un sillón de paja con la blanca cabellera sujeta por una sucia vincha.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Foto de mi Face-amiga Graciela Kullok. Este Benteveo se "aquerenció" con su casa y su familia.

Cuando el tabaco dejaba de arder, ella llamaba a los muchachos con insistencia: pitogüé, pitogüé (¡pito apagado, pito apagado!).
Enseguida mamá, enseguida, le respondían ellos que siempre se acercaban corriendo para no oírla rezongar ni soportar sus insultos, que solían ser duros. Aquél llamado chillón repetido día a día durante largos años, llegó a constituir una verdadera pesadilla para los jóvenes muchachos, que no podían jugar ni salir libremente a cazar por el monte bajo la luz del sol ya que debían estar pendientes de los requerimientos de la anciana.
La búsqueda de alimento la tenían que hacer por turno para no dejar sola a la vieja. En fin, no tenían libertad para hacer nada sin que el grito de ¡pitogüé! viniera a interrumpirlos; ni bien se alejaban de la casa, los detenía el grito chillón, insultante y rabioso de la vieja y tenían que volverse resignados.
Un día uno de ellos dijo: Vámonos, y que ella se arregle como pueda.
¡No, que Tata Dios nos va a castigar si la dejamos! al fin y al cabo, ella nos ha criado… Nos ha criado sí, pero ella ahora nos vuelve locos todo el día, contestó el otro.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Benteveo mostrando su semioculto copete amarillo oro mientras canta.

Sin embargo, la idea de la liberación se fue apoderando de ellos poco a poco hasta que al promediar una mañana, decididos ya, después de comer una mulita asada y algunas frutas, decidieron marcharse definitivamente condenando a la soledad a la vieja mujer que los había criado. En ese momento ésta se hallaba dormitando en su sillón de paja con el pito apagado entre sus rugosas manos.
Cuenta la leyenda que tan grande fue la desesperación de la vieja al despertar y no recibir respuesta alguna de sus criados que, a los gritos, prometió antes de morir que su alma reencarnaría para perseguir a los pobres muchachos durante el resto de sus vidas y hacerles pagar el abandono al que la habían sometido.
Así murió la anciana mujer. Entre tanto los jóvenes seguían camino adelante. Aparentemente se sentían libres y felices, sin querer reconocer que el llamado de su madre adoptiva los seguía interiormente sin descanso.
A cada momento parecía resonar en sus oídos. Pero una mañana lo oyeron tan claro y cercano que se asustaron de veras.
¿Oíste eso hermano? Es la vieja que nos está llamando…
-Pero… ¿Vos estás loco? -No… ¡Mirá…!¡Mirá allí…!

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Foto de mi Face-amiga Graciela Kullok. Este Benteveo se "aquerenció" con su casa y su familia.

Un pájaro extraño para ellos había venido a posarse en una rama, precisamente sobre sus cabezas.
De él provenía el grito que los había llenado de terror.
Con los ojos abiertos de espanto miraban al animalito: las patas agarradas en la rama se parecían a los dedos de la vieja apretando el pito; el pico, la nariz puntiaguda de la anciana; y la franja que tenía en la cabeza, la vincha con que ella se sujetaba el pelo…
Los muchachos solo atinaron a correr muertos de espanto, pero fue en vano porque el ave los perseguía con su grito chillón y ensordecedor: ¡Pitogüé!, ¡Pitogüé!
Al fin cayeron, agotadas sus esperanzas de libertad por la sed, el hambre, la locura y el miedo.
Cuentan por ahí, que el pájaro aquél era verdaderamente la misma vieja que había reencarnado para perseguir hasta la muerte a los pobres criados, que intentaban escapar de esa condena que los tenía encarcelados.
Tanto su acostumbrado grito como la sucia vincha que la vieja usaba para sujetar su cabello, se perpetúan en la garganta y en la cabeza de éste pájaro, conocido también con el nombre de Benteveo, Pitojuan, o Bichofeo.

Leyenda Guaraní: otra versión nos dice que el benteveo es un nieto de mal corazón al cual el dios Tupá convirtió en pájaro por no alcanzarle a su abuelo moribundo un vaso de agua. Aquí su versión en un cortometraje:



El canto inconfundible del Benteveo:


Benteveo y sabiduría popular

Siendo un ave hermosa, peculiar por su canto, muy visible incluso en ciudades, y ampliamente extendida en el continente americano, es lógico que haya numerosas expresiones culturales que tienen como sujeto al Benteveo.

Antes del canto y la poesía de reconocidos autores, algunos refranes y creencias populares sobre el Benteveo (cuando hay un nombre, se trata de un aporte de lectores del blog):

Antes del canto y la poesía de reconocidos autores, algunos refranes y creencias populares sobre el Benteveo (cuando hay un nombre, se trata de un aporte de lectores del blog):
  • Cuando el Benteveo canta nos anuncia la lluvia (Alessandra Faría, Brasil)
  • Es un ave que jamás miente (cultura Guaraní).
  • Si canta insistentemente cerca de una casa, anuncia el embarazo de una mujer que allí vive (Marcelo Bernaski, Salta, Argentina).
  • Es peligroso tratar de ahuyentarlo: puede traer mala suerte, especialmente alguna muerte.
  • Es importante precisar la ubicación del ave y la hora en que canta:
* En el patio o en un árbol cercano a la vivienda, anuncia la llegada de visitas, pero si el canto se repite mucho el Benteveo está advirtiendo la próxima muerte de un familiar.
* Si el pájaro canta sobre la cumbre del techo, mala señal: habrá discordia en la familia.
* Si canta al amanecer, hay casamiento en puerta; si es al mediodía, vendrán forasteros o al menos alguien desde muy lejos; y si es al anochecer, habrá un nacimiento.

El cancionero y poemario latinoamericano sobre el Benteveo es una cantera inagotable de sorpresas culturales. Aquí les comparto una selección de esta riqueza artística.

1) La "Zamba del Quitupí" es una composición de Antonio Nella Castro y Félix Arturo "Chango" Valdez. Fue grabada por Los Arroyeños en un simple que contiene también la "Chaya Triste" de Eugenio Carlos Inchausti. Aquí tienen ambos temas. Para los impacientes, la zamba de nuestro pájaro comienza  en el tiempo 1:55 (minuto y segundos).

Pinta el chañar,
es el salir
y bajo el sol
el canto de un Quitupí

Fué en Tucumán
donde la ví
toda mi voz
cantó como un Quitupí

Zamba como alma en pena
niña de luz y alelí
junto a tu piel morena
partí una tarde de aquí
me dijo adiós
el canto de un Quitupí

Pica el amor
como el ají
cantando estoy
lo mismo que un Quitupí

Ay corazón
viejo rubí
lejos me voy
qué lindo es el Quitupí


2) Otra joya cultural: el chamamé "El Pitogüey", un clásico de la música litoraleña de Argentina, interpretado por el conjunto tanguero Quinteto Niní Flores.


Para que puedan comparar los estilos, la misma canción en una interpretación folclórica clásica de la mano de Isaco Abitbol, conocido como el Patriarca del Chamamé.


3) Lucas Braulio Areco, artista polifacético del folclore argentino, en su arpa interpreta un motivo popular instrumental Guaraní inspirado en el Pitogué.


4) "Augurio de Benteveo" en la deliciosa voz de Adriana Nano, cantautora y arquitecta argentina que edifica sus creaciones en el terreno musical. Al cantarle al Bosque, eligió al Benteveo como portavoz.

Benteveo, tu silueta rompe el aire,
sol peregrino
te siento en el contoneo
del niño que habito

Compañero, barrilete en el camino,
voy de tu mano
al ritmo de tu aleteo
volate un mañana largo

Pajarito negro dorado
que llama a mi puerta y no miente
vagabundo enramado
que canta insistente
el luto y la vida incipiente
decidor de cuentos de vida y de muerte

Bichofeo, con tu aguero ya regresa
tu alma al día
Pitogue deja tu tristeza
que quema el mediodía

Yo te quiero campanero en soledades
penas y amores
silbame las novedades
no, no me abandones

Pajarito de alas abiertas
que empeña el dolor con el alma
augurio de benteveo
que canta y no descansa
te espero en la vía desierta
mi andar condimentas con sal y pimienta


5) Con el ritmo alegre de Brasil, Renato Serra nos entrega Bem te vi.

Ai de ti, oh meu amor,
Se entre as notas da canção
Bem-te-vi, ah meu bem-te-vi,
Brilho frágil de emoção.

Na alegria das manhãs,
No começo de estação
Bem-te-vi, ah meu bem-te-vi,
Brilho frágil de ilusão.

Bem-te-vi, bem-te-vi,
Bem-te-vi como o verão
Voa livre por entre os jasmins
E pousa no meu coração.


6) "Jardim da Fantasía" es una composición de Paulinho Pedra Azul, grabada por Renato Teixeira.

Bem te vi, bem te vi
Andar por um jardim em flor
Chamando os bichos de amor
Tua boca pingava mel
Bem te quis, bem te quis
E ainda quero muito mais
Maior que a imensidão da paz
Bem maior que o sol
Onde estás?
Voei por este céu azul
Andei estradas do além
Onde estará meu bem
Onde estás?
Nas nuvens ou na insensatez
Me beije só mais uma vez
Depois volte prá lá.


7) Cómo no habrían de cantarle al Cristofué en los llanos de Venezuela ? Tirso Avila nos entrega "Triste cantó el Cristofué", canto a un amor traicionero.

Triste cantó el Cristofué, el Cristofué parado sobre una rama 
Debajo de un arbolito amor querido donde yo contigo hablaba 

Recuerdo cada momento que me dijiste en unas pocas palabras 
Que estabas comprometida pero en mi pecho las esperanzas son largas 
Date cuenta vida mía amor querido que sin ti no valgo nada 
Soy capaz de suicidarme pensando en ti paso toda la semana 

El día que yo no te veo siento en mi pecho igual que una puñalada 
Solo pensando en tu amor cada momento mi pobre vida se acaba 

Los sábados tempranito me voy pal club churuatas de Curimagua 
Y entre botella y botella mato la pena que está acabando mi alma 
Cuando regreso a la casa pienso que esta esperándome en la sala
Y si al llegar no la encuentro de nuevamente me paro y salgo a buscarla.


8) "No cantés Quitupí", hermoso tema del folclore argentino interpretado por el grupo Yuchán (Cato Muro y Claudio Sánchez).

No cantís, quitupí
que no vuelve más
y mi pobre cicatriz
en toda mi alma vuelve a sangrar.

Quitupí, queda en mí
todo el más allá
y acurrucada en mi pecho
duerme abrazada la soledad.

Y soy feliz quitupí
ya nadie me va a dejar
mi amante se llama ausencia
y en todas partes me va a esperar.

Que dolor, quitupí
no sentir girar
en esa puerta la llave
con que me encierra la eternidad.

No cantís, quitupí
no me has de alegrar
déjame solo conmigo
que ya no tengo con quien estar.

Letra: Hugo Ovalle.
Música: Roberto Ternán.


9) Las aves de nuestra tierra cantan con el arpa paraguaya. Creación del médico y arpista Jorge Luis Roig, quien compuso numerosos temas inspirados en el Benteveo y otras aves. Un regalo para los oídos.


10) Marcelino Romay ha sintetizado una parte de su multitud de nombres argentinos en estos versos:

Benteveo, bicho feo,
En Entre Rios , pitaguá,
en Corrientes, pitogüé
Y genteveo en San Juan;
quetupí en Salta le dicen;
en Mendoza, pitojuán;
Estistihuel en San Luis,
es quetupí en Tucumán,
mientras los catamarqueños
lo apellida quechupay.
Boina negra, vincha blanca
y un ponchito así no más,
pero en el pecho le canta
florido miquichizal.

11) Poesía El Benteveo que encontré en un blog muy recomendable: El gaucho guacho.

Pintura "Benteveo" de Luis Núñez

Benteveo siempre estás
jugando a las escondidas;
benteveo de mañana,
de tarde y al medio día;
Benteveo, cual si todas
las aves de la campiña,
se escondieran de tu paso
pero nunca ante tu vista.

Eres un poco grotesco;
pico grande, cabezón;
y además escandaloso,
audaz y alborotador;
con una vincha en la frente,
como curando el dolor
de cabeza, que a ti mismo
te causas por lo gritón.

Mas no quiero ser injusto,
y te digo sin rubor,
que tienes bellos colores
color tierra, color sol;
y la vincha blanca que usas 
con dolor o sin dolor
te sienta bastante bien
(No es porque lo diga yo).

¿Que buena vida pasas,
pajarraco comilón,
frutas, insectos, semillas,
desperdicios, qué se yo!
Hasta pececitos comes
en tu afán engullidor,
tan "vivitos y coleando"
que causas indignación
por tu crueldad de mas fuerte,
¡si no tienes corazón!

Por eso es que te han cambiado
el nombre, presumo yo, 
y te llaman "Bicho feo"
con muchísima razón.

12)  Poesía en idioma Guaraní de Carlos Martínez Gamba. Al final, su traducción al castellano.

PITOGUE REÑE’ẼVA

Pitogüé reñe’ẽva
naránha rakãme,
néina ekirirĩ,
jahechápa oke
che jyva kyhápe
ko che pa’i mi.

Pitogüé ... Pitogüé ...
Naránha rakãme
oñe’ẽ.

Pitogüé ayvuete,
pyti’a sa’yju,
máva puru’ápa
emombe’u mbe’u.

Pitogüé ... Pitogüé
Naránha rakãme
operere.

Akã jegua’i,
pyti’a sa’yju,
neandúvonte oĩ,
ndérente opena
ha oipe’a ijuru
ko mitã aña,
resa ryku mi.

Pitogüé ..., Pitogüé ...
Naránha rakãgui
péinama oveve.

BENTEVEO QUE TRINAS

Benteveo que trinas
en el naranjal,
por qué no callas
para ver si duerme,
mecido en mis brazos,
mi niño, mi amor.

Benteveo... Benteveo...
en el naranjal
lanza su trinar.

Benteveo charlatán,
de pecho amarillo,
¿embarazo de quién
divulgando estás?

Benteveo... Benteveo...
en el naranjal
aleteando está.

Cabeza adornada,
de pecho amarillo,
……. .
……. .
y abre la boca
el niño travieso
de ojos legañosos.

Benteveo... Benteveo
del naranjal
presto ya voló.

13) El poeta uruguayo Fernán Silva Valdés le cantó al indio con excelentes versos, usando al Benteveo para describirlo parcialmente (aporte de la amiga Cristina Villas Boas, face Aves del Uruguay).

EL INDIO

Venía 
no se sabe de dónde. 
Usaba vincha como el Benteveo
y penacho como el cardenal. 
Si no sabía de patrias sabía de querencias. 
Lo encontró el español establecido: 
pescador en los ríos, cazador en los bosques, 
bravío en todas partes y cerrándole el paso 
con arreos de guerra, vivo o muerto; 
siempre como un estorbo, siempre como una cuña 
entre él y el horizonte.

Modelado en barro de rebeldías, 
pasa como una sombra, desnudo y ágil, 
por los senderos ásperos de la Leyenda. 
Esbelto, musculoso, retobado en hastío, 
entre el cobre y el rojo estaba su color; 
una señal de guerra le hacía punta a su instinto 
y entonces, por sus venas 
en vez de correr sangre, corría sol.

Estético instintivo 
se ponía en el rostro los más vivos colores, 
y en la cabeza plumas, como las aves bellas; 
si el exceso de adornos no lo hacía más indio 
cuanto más se adornaba se sentía más hombre.

Señor de la comarca, 
por un pleito de caza con la tribu vecina 
blandía su coraje afilado en el viento; 
como los troncos de la flora indígena 
era dulce por fuera y era duro por dentro; 
su única dulzura temblaba en su lenguaje, 
como en las ramas de la flora india 
tiemblan las pitangas.

Vadeaba los arroyos en canoas; 
entraba a las querencias de las fieras 
o ambulaba durante varias lunas 
en una aspiración horizontal 
-curtido de intemperie, 
rojo de sol o húmedo de tormentas- 
en los días rayados de chicharras 
o en las noches tubianas de relámpagos.

La conquista española enderezó sus rumbos: 
y las tribus que erraban por rutas diferentes 
se ataron en un haz, alrededor de un jefe, 
para rodar a un tiempo como las boleadoras. 
No sabía reír ni sabía llorar; 
bramaba en la pelea como los pumas 
y moría sin ruido, cuando mucho 
con un temblor de plumas, como mueren los pájaros.

FERNAN SILVA VALDEZ 

Poeta nativista uruguayo 1887 - 1975

14) También desde la Banda Oriental, el dúo Los Olimareños en la canción "Nuestro Camino" nos dicen "... y se reían los Benteveos, que nos gritaban desde el sauzal". Aunque aquí nuestro pájaro es colateral, la calidad del tema y sus intérpretes me hace compartírselos. Disfruten este aporte que me hizo llegar mi amigo Aldo Tomassini del Face Aves del Uruguay.



Sonograma del Benteveo, Pitangus sulphuratus

a) Llamado

b) Canto

Ornitología: (Fuente Wikipedia)

NOMBRE COMUN Benteveo Común o Quitupí Común
ORDEN Passeriformes
FAMILIA Tyrannidae
NOMBRE CIENTIFICO Pitangus sulphuratus

Características físicas y de conducta.
Mide entre 21 y 26 cm de largo. Tiene cabeza grande, alas largas y patas cortas. El pico es tan largo como la cabeza y termina en forma de gancho. El lomo y la cola son de color pardo verdoso. La cabeza es negra con dos franjas blancas a modo de cejas y garganta blanca, lo cual le da el aspecto de tener antifaz y boina negros. El pecho y el abdomen son de color amarillo vivo y tiene una corona oculta del mismo color.
Pese a su aspecto grave, es un pájaro pacífico, que solo se muestra agresivo en la defensa de su nido.

Alimentación.
Invertebrados (larvas, lombrices, e insectos que caza volando) complementada con frutas, pequeños roedores, reptiles, e incluso peces a los que pesca de manera muy similar a la del martín pescador. A veces saquean nidos de aves pequeñas.

Reproducción.
Macho y hembra son muy similares; comparten la tarea de construir el nido con pastos secos y recubierto externamente por pajas largas. Es voluminoso, esférico y tiene aspecto desordenado.
Su período de reproducción que comprende primavera y verano, siendo su madurez sexual a los 12 meses de vida. Pone de 2 a 5 huevos por postura, realizando 3 o 4 posturas por temporada. La incubación dura 13 días, y los pichones pueden separarse a los 35 días de nacimiento.

Hábitat y distribución.
Muy común y visible en una variedad de ambientes semiabiertos y abiertos, rurales y urbanos, hasta una altitud de 1500 msnm (un poco más alto en valles andinos). Es menos frecuente en regiones boscosas, donde se encuentra más o menos confinado a las márgenes de lagos y ríos. 
Es nativo de las Américas donde se distribuye ampliamente en todo el continente desde el sur de Estados Unidos hasta el centro de Argentina. Es raro en Chile, Islas Malvinas, Islas Sandwich del Sur e Islas Georgias del Sur.

Avistaje de aves en Argentina, Salta. Birdwatching y fotografía de Juan Carlos Gorrini.
Mapa de distribución del Benteveo - Pitangus sulphuratus

9 comentarios:

  1. se nombran en "nuestr camino" de los olimareños"...,.Vos,te peleabas con el guardián y se reian los benteveos que te gritaban desde el sauzal ...algo as{i.
    https://youtu.be/VJgp6e7hdOg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Son muchísimos los aportes desde la cultura respecto a esta hermosa ave. Gracias por tu aporte.

      Eliminar
  2. Excelentisimo Aporte¡¡¡¡ Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Puedes recorrer este blog y disfrutar muchos otros artículos, siempre orientados a la cultura relacionada con distintas especies de aves.

      Eliminar